Menú Cerrar

Innovación tecnológica incide en un mejor desempeño de la recaudación tributaria

Los avances tecnológicos han sido fundamentales en la mejora del desempeño de la recaudación tributaria, ya que han venido a facilitar al contribuyente el cumplimiento de sus obligaciones con el fisco y, al mismo tiempo, le brindan a la administración tributaria la posibilidad de verificar electrónicamente y en tiempo real el pago de los impuestos.

En ese contexto, el viceministro de Ingresos y Evaluación Fiscal del Ministerio de Finanzas Públicas (Minfin), Saúl Figueroa, explicó que la renovación del Registro Tributario Unificado (RTU) y la ampliación y consolidación de la factura electrónica en línea (FEL), son hitos especiales en este proceso de innovación tecnológica que ha favorecido la recaudación, sobre todo, porque se operativizaron, luego de un proceso de apoyo internacional realizado por la SAT desde 2017, en medio de la crisis sanitaria 2020-2021, causada por la pandemia del Covid-19, coadyuvando con ello a mejorar el cumplimiento tributario de los contribuyentes.

“El trabajo de las intendencias muestra los beneficios de una mayor recaudación, sin la necesidad de modificar las tasas, que ha sido quizás el hito más importante en materia de administración tributaria. Hemos aumentado la recaudación sin necesidad de una reforma tributaria”, reiteró el viceministro Figueroa.

Entre 2020 y 2021, la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), comenzó la implementación de herramientas de fiscalización electrónica y por sector económico, con el aval del Directorio, presidido por el ministro de Finanzas Públicas, Edwin Martínez Cameros. Con ello, se ha podido avanzar en un plan estratégico institucional que orienta las acciones en materia de recaudación para cinco años.

En este sentido la visión fundamental de utilizar tecnología y manejar altos volúmenes de información relacionada con el cumplimiento tributario, es aumentar la base tributaria (mayor cantidad de contribuyentes) y reducir el nivel de incumplimiento, sin tocar las tasas impositivas, lo que redunda en una mejora en la recaudación.

El repunte de la recuperación económica en 2021, año en que Guatemala creció 8%, implicó un aumento de las bases impositivas y una mejora en la captación tributaria. Los impuestos a la importación crecieron 43% y los impuestos internos, un 24%.  Este hecho, generado por una nueva inercia en la actividad económica, prevé materializar una mejora importante en la carga tributaria para este año, ubicándose en 11.7%. El reto para la administración tributaria al utilizar las herramientas electrónicas, es mantener un nivel de cumplimiento tributario que incida en un crecimiento de la recaudación y que dicho crecimiento supere el de la actividad económica nominal, incidiendo en que la carga tributaria se mantenga respecto de la ya alcanzada en 2022, alrededor del 12%.

La recuperación económica y la eficiencia de la administración tributaria a partir de la implementación de herramientas electrónicas (gobierno de datos, fiscalización electrónica y sectorial, factura electrónica, RTU digital) y la reducción de brechas de incumplimiento, son las acciones que incidieron en la consecución de una carga tributaria de 11.7% para 2021 y en 12% para 2022.

El viceministro Saúl Figueroa, detalló que, hasta agosto de 2023, la recaudación creció en un 8.8% respecto al mismo período de 2022, superando en Q6,140.2 millones la meta establecida y se espera que con la recaudación del último cuatrimestre de 2023 los ingresos tributarios para 2023 alcancen por lo menos los Q93,407 millones.

Asimismo, se prevé que, al cierre del año, la relación entre la recaudación y la actividad económica, se mantengan por arriba de lo que históricamente ha sido, lográndose una carga tributaria entre 11.7% y 12%, similar a lo observado en los últimos dos años.